viernes, 4 de noviembre de 2016

Femilúdica. Feminismo en el mundo lúdico o "no me utilices de excusa que te reviento".

Me preguntaba Michael, de Cuarto de Juegos, qué medidas adoptaría para corregir la ausencia de presencia femenina en el mundo lúdico.
Me he puesto a pensar y aunque admito que no entiendo mucho de este tema y quizás no sabría abarcarlo bien, hemos de admitir que este problema viene a raíz del machismo en nuestra sociedad. A las mujeres se nos da un rol en la vida con el que se supone que tenemos que conformarnos, nuestro sitio es la cocina ¿o quizás ya no?
¿Cuál es el rol de la mujer en el mundo lúdico? ¿cuidar de los niños mientras la pareja juega a juegos de mesa? El problema es que las mujeres tenemos que tener un rol definido. El hombre sirve para todo, lo mismo le pones a jugar a juegos de mesa, que al rol, que va a trabajar a la mina, que te arregla el interruptor roto porque nosotras somos unas inútiles, ¿no? Las tías no, a las tías nos tienen que poner en algún lugar, no podemos estar ahí, en medio, a lo loco. Tenemos que estar en aquella esquina o en aquel rinconcito.
Chicas, ¿cuántas veces habéis oído, tras una conversación en la que vuestra pareja o vuestro colega le decía a un amigo que a vosotras también os mola jugar a juegos de mesa, la frase "pues vaya suerte tienes"? Unas cuantas veces, ¿verdad?

El problema no deja de ser cierto nivel de testosterona que nubla el buen juicio de algunos. Si pensáis que es un hobby de tíos, será un hobby de tíos. Eso es así. Si hacéis comentarios fuera de lugar, a las tías que haya presentes (pocas o muchas) les quitaréis las ganas de jugar con vosotros. Y sí, muchas veces hacéis comentarios fuera de lugar. El hecho de que no seáis consciente de ellos no implica que no seáis culpables.

Yo creo que lo que falta es que el feminismo empiece a influir en el mundo lúdico.

Las medidas para que la mujer tenga más cabida en este mundillo, a mi parecer, empiezan por hacer más atractiva la oferta y la variedad de los juegos. Esto es, por ejemplo, por ir empezando a eliminar el tufo machista desde lo más básico hasta lo más profundo.
No puedo evitar comentarios como " a las mujeres no les gustan los  wargames", eso está ahí bien arraigado. En este caso concreto el problema no somos nosotras, no son "vuestras parejas", es el hecho de que la mayoría no sabéis vender los juegos que queréis jugar en condiciones (sea a una mujer o a un colega). Para que me entendáis, jugar a juegos de mesa es como tener sexo, si jugáis con alguien que no es experimentado/a, no podéis meterle de primeras algo duro, tenéis que ir poco a poco y muchas veces os pueden las ansias de querer jugar a algo que os acabáis de comprar sin miramientos. Si a mí me pones de primeras un juego de 3 horas de duración y me lo aderezas con muchas reglas, que suelen ser un tostonaco y difíciles de recordar. Comprenderás que sea tía o no, lo más probable que haga es querer quemar el juego, eso si es que tras la explicación no me he pegado un tiro del peñazo.
Quizás en el fondo, os falte reivindicar wargames iniciativos.
Dicho esto, dejo de irme por las ramas y vuelvo a lo de ir limpiando la base.

A los que jugáis especialmente en mundos de fantasía (sea rol, juegos de cartas, etc.) ¿os parece normal que las ilustraciones de mujeres sean la mayoría de tías semidesnudas? Quiero decir, la halfling ladrona con su armadura de cuero pero que no falte el escotazo y que se le vea el ombligo. Si total, cuando tenga que luchar cuerpo a cuerpo ¡qué protección ni protección! Porque oye, la guerrera cuando va a luchar se quita su cota de mallas y se queda medio en pelotas, porque eh, así se está más fresquito y la armadura pesa mucho, claro que sí. Todo muy normal.
Pero volviendo a lo que nos atañe.
Echadle un ojo a vuestros juegos, da igual si son fillers, si son euros, lo que sea.
¿Cuántas tías aparecen en portada? ¿cuántas están en segundo plano? ¿y en un primer plano? Y los juegos en los que aparecen mujeres en sus portadas (y ya así en plan loco, con que aparezca en páginas de los manuales hasta me vale), ¿de qué van esos juegos? ¿qué rol tiene la mujer de la portada/ilustración? ¿es la imagen de una mujer con poder?
Falta que los ilustradores y no tantos estos (que no entiendo bien del tema pero deduzco que no dejan de ser unos "mandaos") sino las editoriales se pongan las pilas en el tema. Se puede hacer mucho mejor de lo que se está haciendo. Luego ya los diseñadores de juegos. A ver, si vais a hacer un juego ambientado en el siglo XVII y no vais a ser muy fieles a la historia u os la suda porque vais a hacer un euro y el tema va a ir pegado pues podríais hacer un buen giro en este mundillo y darle el papel protagonista del juego a una mujer. Siguiendo el ejemplo, es verdad que el papel en el  s.XVII de la mujer era el de "esposa de", por tanto las mujeres casadas no tenían derechos ningunos sobre propiedades, ya que dichos derechos, la casarse pasaban a su marido PERO eso es si queremos buscarle tres pies al gato. Es decir, eso es irse a la explicación fácil de por qué siempre es un hombre quien se encarga del juego de llevar tu empresa, el terreno o lo que sea. Una mujer podía llevarlo; tenía que estar viuda para poder tener derecho sobre las propiedades. Pero la excusa es el rol de la mujer a lo largo de toda la historia y ya es hora de dejar de admitir excusas baratas de ese tipo.

Empecemos por quejarnos más de las ilustraciones machistas, por tener más ambición y no os conforméis con ser actrices de reparto en el mundo lúdico. Reivindiquemos más la aparición de las mujeres en podcast, en canales de youtube y en todos los medios posibles y no dejemos que nos arrinconen en secciones "familiares" o "de juegos monosos".
No permitamos que se hable de nosotras como LA excusa, como quienes empañan los idílicos momentos de "libertad" familiar y laboral de nuestras parejas.

La sociedad cambiará cuando nostras mismas cambiemos. El hombre debe ser nuestro igual.
No se gana regañando, se gana enseñando (aunque algunos tengan la bolsa escrotal más negra que el forro un coche).
Y lo principal es darnos cuentas de que nosotras mismas somos machistas en muchas ocasiones y eso no lo debemos permitir, tenemos que ser conscientes de nosotras mismas, de nuestro comportamiento.



Y sí, se me ha ido mucho la pinza pero es lo que hay, ¡no pienso cambiar ni una coma!


He dicho.
Doctor Who Dalek